Tener una autoestima sana es algo importante en nuestras vidas, ya que interfiere en muchas facetas de la misma. Pero esto no es algo que siempre se dé.

Por el contrario, a través de vivencias o aprendizajes, podemos habernos generado un sentimiento de baja autoestima. Es el momento de reconocer nuestra valía, de aprender a respetarnos y amarnos a nosotros mismos y a nosotras mismas; para así, poder valorar y amar incondicionalmente a los demás.

La buena noticia es que sin importar de dónde partimos, es posible desaprender e integrar un nuevo conocimiento. Como decimos en el mindfulness, podemos deconstruir para construir de nuevo. Construir algo que nos resulte útil, favorable y beneficioso para nuestras vidas. Nunca es tarde. El momento siempre es el ahora.

Os invito a leer esta profunda reflexión de Virginia Satir (1975).

 

 

Yo soy yo.

 

En el mundo entero no hay nadie que sea exactamente como yo.

 

Hay personas que tienen cosas que se me parecen, pero nadie llega a ser exactamente como yo. Por tanto, todo lo que sale de mí es auténticamente mío porque yo sola lo elegí.

 

Soy dueña de todo lo que me constituye: mi cuerpo y todo lo que él hace, mi mente y todos sus pensamientos e ideas, mis ojos y también las imágenes que ellos ven, mis sentimientos, sean los que sean (enfado, alegría, frustración, amor, desilusión, entusiasmo); mi boca y todas las palabras que de ella salen (refinadas, dulces o cortantes, correctas o incorrectas), mi voz, fuerte o suave, y todas mis acciones, ya se dirijan a otros o a mí misma.

 

Soy dueña de mis propias fantasías, sueños, esperanzas y miedos. Son míos todos mis triunfos y mis éxitos, mis fallos y mis errores.

 

Puesto que soy dueña de todo lo que hay en mí, puedo llegar a conocerme íntimamente. Al hacerlo, puedo amarme y ser amiga de todo lo que hay en mí. Entonces puedo trabajar en mí, sin reserva, para mi mayor interés.

 

Sé que en mí hay aspectos que no entiendo, y otros que desconozco, pero mientras me acepte y me quiera tal y como soy, puedo, con ánimo valiente y esperanzado, buscar las soluciones a todos los enigmas e ir descubriéndome cada vez más.

 

Todo lo que miro y digo, cualquier cosa que expreso y hago, y todo aquello que pienso y siento en un momento dado, todo esto soy yo. Todo ello es auténtico y representa el instante en el que me encuentro en ese preciso momento.

 

Cuando más adelante recuerde qué aspecto tenía y cómo hablaba, lo que decía y lo que hacía, cómo pensaba y sentía, algunas partes de mí pueden parecerme fuera de lugar. Entonces puedo descartar lo que no me sirve y conservar lo que me parezca adecuado, y crear algo nuevo que reemplace a lo que he descartado.

 

Puedo ver, oír, sentir, decir y hacer. Tengo los recursos para sobrevivir, para estar próxima a los demás, para ser productiva, para encontrar sentido y orden en el mundo de las personas y las cosas que me rodean.

 

Soy dueña de mí misma, y por lo tanto puedo hacerme a mí misma.

 

Yo soy yo, y estoy bien.

 

 

 

Te deseo que todo te vaya muy bien y tengas mucha salud y bienestar.

Mª Pilar Biota

 

¿Quieres aprender a practicar Mindfulness? Puedes consultar nuestras próximas actividades aquí.  

También puedes consultar los servicios y formaciones que ofrecemos aquí.

 

Abrir chat